lunes, 19 de septiembre de 2016

Cazarabet conversa con... Josean Aparicio Tercero, autor de "Exiliados del Paraíso. Relatos"

La Librería de Cazarabet Indignado

image001.jpgCazarabet conversa con...  
Josean Aparicio Tercero, autor de “ Exiliados del paraíso. Relatos” (Volapük)   


UNA COLECCIÓN DE RELATOS QUE VIAJAN DESDE EL COMPROMISO A LA PASIÓN Y QUE NOS HACEN VIAJAR , DESDE EL INTERIOR Y HASTA LA SELVA BRASILEÑA U OTROS MUCHOS LUGARES RECÓNITOS DE ESTE PLANETA , DESDE LA PLUMA DE JOSEAN APARICIO TERCERO.
LA EDICIÓN DE ESTE INSPIRADOR LIBRO CORRE A CARGO DE VOLAPÜCK.
LO QUE NOS EXPLICA LA EDITORIAL DEL LIBRO:
Como título a su bitácora puso una frase que podría definir su trayectoria: buscador de espacios sin conquistar. Ya desde muy joven, cuando vivía en su pueblo natal, pretendía esos espacios, soñando con una especie de retorno a la naturaleza. Tal vez por eso probó algunas formas de vida que ya en aquel momento eran consideradas un tanto idealistas, como vivir en una comuna. Tal vez por eso comenzó a escalar paredes verticales y montañas, a explorar parajes agrestes y a planear grandes viajes, y tal vez por lo mismo comenzó también a escribir.
Siempre encontró en la lectura no sólo un entretenimiento o una forma de evasión, sino también una especie de complicidad. Al principio escribe, como suele ser habitual, para sí mismo. Los viajes y las innumerables anécdotas que le han ido sucediendo por culpa de un carácter inquieto han sido una fuente de inspiración en casi todos los relatos. Quizás también se vean reflejados en ellos sus tendencias hacia todo eso que llamaron utopías.
Dedicado a sus pasiones, entre las que habría que destacar la literatura y los viajes, esos viajes con la mochila al hombro de los que ha sacado una buena parte de sus relatos. En varias ocasiones, ha sido finalista en concursos de ámbito internacional. Todos esos relatos, y otros tantos, se agrupan en esta antología que ahora se presenta.
EL AUTOR; JOSEAN APARICIO TERCERO:

Cazarabet conversa con Josean Aparicio:
image002.jpg-Josean, ¿les puedes presentar tú mismo el libro a nuestros lectores?
-Exiliados del paraíso fue el título que escogí a la hora de presentar mi libro ya que los últimos relatos que había escrito poco antes de su publicación estaban agrupados con ese título que también me pareció apropiado para el libro. El paso del tiempo y la evolución que ha tomado el desarrollo de las sociedades contemporáneas han ido aniquilando y dejando en el olvido algunos sueños y sumiéndonos en un estado de resignación unas veces, de impotencia otras muchas y de aceptación casi siempre. Esos relatos de los que hablo tratan de aquellos sueños nacidos dentro de ese paraíso del que fuimos desterrados. Sueños de adolescencia trastocados, formas de vida que van quedando en el olvido y también esos sueños de quienes pretendían hacer de éste un mundo mejor y más justo.
Al ser una recopilación de relatos, reuní también otros muchos entre los que hay una buena parte que se podrían definir como relatos de viajes. Basados en experiencias personales y encuentros, están contados desde el sentimiento y hablan de viajes que realicé en plan aventura, con la mochila a cuestas y las ventanas de la percepción abiertas de par en par.
 -Lo podríamos definir como un libro de relatos, vivencias, encuentros, búsquedas, silencios acompañados…todo dispuesto en una especie de pentagrama con libertad, pero con una elegancia muy predispuesta, ¿no?
-Esa pregunta es para mí un elogio. Creo que fue algo que salió sin premeditación ya que me gusta observar, sentir y también conocer otros paisajes, otras culturas y vivir otras realidades. También tengo una parte de aventurero, ya que soy escalador y alpinista, una faceta que nació en mi de la manera más pura, sin influencias, y al vivir esa parte, ese terreno donde se desarrolla esa faceta, nunca he concebido separar el paisaje de las gentes y las culturas que lo habitan, y a quienes el viajero debería mirar con respeto. Creo que se puede aprender mucho si se va con esa actitud y esa es una parte de lo que quiero transmitir.
-Tus experiencias casi diría al borde del espíritu de un explorador se topan, casi de golpe, con las realidades de pueblos, gentes, miradas, desprovistas de lo suyo….
-Así es. Hay lugares de la tierra donde la presencia de los desposeídos  es algo que no se puede eludir. Mucha gente viaja dentro de una burbuja y tratan de no ver esa realidad, pero es algo que está ahí aunque nos duela y es difícil no conmoverse cuando ves un grupo de niños vestidos con harapos y esnifando pegamento, gente que necesita ser atendida de una enfermedad grave y no tiene donde acudir, personas trabajando en condiciones insalubres por una miseria de sueldo o un plato de comida. Muchas veces te quedas impactado ante esa escenas, con una sensación de impotencia y sin saber lo que hacer.
-Parece que con los descubrimientos, conquistas, procesos de colonización de los llamados “pueblos del primer mundo” infringimos una herida profunda y lacerante que poco remedio ha tenido. Cuéntanos, tú que has viajado tanto ¿cómo lo has visto, cómo te has encontrado y topado con ello?
-En realidad no me considero un gran viajero si me comparo con esas personas que dejan todo para irse a recorrer el mundo sobre una bicicleta o a vivir directamente en corazón donde habitan otras culturas, pero si que he podido asomarme y observar un poco como se desarrolla la vida en esos lugares donde cohabitan algunas maravillas mezcladas con las miserias. Voy a ser realista y diré que el propósito de mis viajes iba más encaminado a conocer las maravillas, pero no por eso cerraba los ojos al ver la otra parte. Creo que en cualquier rincón del planeta, la gente a lo único que aspira es a vivir y a conseguir su parcela de felicidad. La portada de mi libro constituye un ejemplo de lo que hablo, vi a esos niños que estaban mendigando y en el momento en el que establecí otro tipo de relación al ponerme a jugar con ellos y hacerles fotos, acabaron riéndose y ofreciéndome parte del botín de caramelos que habían conseguido ese día, en ese mismo viaje vimos también a un anciano en una zona retirada del Himalaya que tenía una herida profunda y con muy mala pinta en la pierna, estaba claro que necesitaba puntos de sutura y seguramente antibióticos, pero allí no hay centros de salud ni nadie que pudiera tratarlo de la forma debida, así que nos acercamos otro amigo y yo con el botiquín rudimentario que teníamos y después de lavar y tapar la herida como pudimos, le dimos algunas gasas, agua oxigenada y esparadrapo, el hombre intentó regalarnos algunas hortalizas y por sus gestos se le notaba profundamente agradecido, estos ejemplos dicen mucho de la sencillez de esa gente que aunque apenas disponen de nada, tampoco les importa compartirlo. He de decir que tampoco estoy muy seguro de que el turista, aunque vayas con esta actitud, aportemos demasiado regalando cosas que acusan aun más las diferencias y hacen que la gente tenga una visión poco real sobre nosotros. Aunque quizás ya es demasiado tarde para pensar en preservar su identidad. En mis primeros viajes recuerdo que fue para mí un choque ver que en pleno Himalaya, en pueblos a los que solo se podía llegar caminando, disponían de antenas parabólicas y les llegaban programas que les hacían tener una visión distorsionada sobre occidente. En Kenia llegué caminando a un poblado masai en plena sabana en el que no tenían agua pero si coca cola, también me sorprendió que se sabían el nombre de casi todos los futbolistas de los equipos de fútbol españoles y que el chaval con el que hablamos tenía dirección de correo electrónico y cuenta en Facebook cuando nosotros aún no teníamos.
Creo que el culpable de la miseria material que sufre mucha gente en el mundo y añadiría la miseria espiritual que sufrimos sobre todo aquí en el llamado primer mundo, tienen un mismo culpable, que es el sistema capitalista y todo lo que lo sostiene. Es triste que en muchos de los países más explotados y deshumanizados que hay en el mundo, estén precisamente en esa situación por tener algo que aquí interesa, bien podríamos hablar de coltán, oro, gas, petróleo o diamantes… es lo mismo. Su riqueza es la causa de su miseria y en eso creo que la culpa es sobre todo de los gobiernos, las entidades financieras y las grandes corporaciones que son las primeras interesadas en que allí exista ese caos y miseria que propician su intrusión y saqueo. Ellos son quienes establecen todas esas desigualdades y desequilibrios que nos están llevando a la ruina. No hace falta remontarnos al pasado para hablar de colonización y saqueo. Las cosas no han cambiado apenas, en todo caso van a peor.
- Nuestra generación nada tiene que ver con muchos de los que fueron a desangrar a aquellos pueblos, destripando culturas y maneras de ser…pero hemos de ser conscientes de ello. ¿Qué nos puedes reflexionar?
-En Bolivia y Perú encontré gente que tienen abierta la herida de la colonización y aún nos acusan a los españoles de ello, algunos, aunque no lo sepan, hasta podrían ser descendientes de aquellos colonizadores. Da igual el lugar, en la historia ha habido constantes procesos de colonizaciones y genocidios que siempre ha pagado el pueblo. Es necesario conocer bien la historia para poder cerrar las heridas y que no se repitan las cosas. Nuestra generación quizás es culpable de esconder la cabeza como el avestruz y de dejarnos llevar por acontecimientos en los que deberíamos tomar parte activa. Aquí mismo tenemos el tema de la memoria histórica.
Hoy se sigue desangrando a aquellos pueblos, como antes decía, ahora lo único que interesa es conseguir extraer sus recursos de la forma más barata posible, y para ello no hay miramientos, si tienen que provocar guerras, las provocan, si tienen que apoyar dictadores, los apoyan, si hay que expropiar tierras, provocar hambrunas o prohibir medicamentos genéricos que podrían salvar vidas, les es indiferente, luego incluso son capaces de apoyar a algunas ONGs para hacer un lavado de imagen. Vivimos en un mundo donde la inmoralidad ha llegado al máximo grado en el imperio del dinero.
La gente tiene mucho más poder del que cree para hacer cambiar el curso de las cosas, quizás podrían servir de ejemplo cercano las protestas que hubo contra la guerra de Irak mientras gobernaba Aznar o el movimiento por la insumisión anteriormente. E incluso las luchas del primero de mayo remontándonos al pasado ya hace más de un siglo. Hace falta concienciar a la gente de que somos nosotros quienes podemos cambiar el curso de los acontecimientos, pero en primer lugar hace falta conocer la verdad para poder tomar esa parte activa. 
image003.jpg-Con las disculpas, las peticiones de perdón no hay suficiente, nunca si no se pasa a cambiar de actitud o a trabajar para que se cambie. Supongo, que les debemos algo más que una reparación porque allí seguimos, antes como Estados con nuestros  estandartes y escudos de las respectivas Coronas. Ahora el poder avaricioso viaja con  emblemas corporativos, con los diferentes logos de empresas que, normalmente, ya no solo explotan laboral y humanamente a los ciudadanos, además desangran las entrañas de la naturaleza y de sus recursos naturales…los de cada comunidad, los de cada aldea…¿Qué nos puedes argumentar?
-Tal vez me he adelantado un poco a responder ya a esto con lo que he expuesto anteriormente. Me voy a centrar ahora más en el tema de la naturaleza que es algo que me preocupa. Ya dijo Eduardo Galeano y supongo que mucha más gentesabia, que harían falta varios planetas como este para sostener el ritmo que llevamos en los países industrializados si todo el mundo aspirara a vivir como nosotros, y eso ya está ocurriendo y está empezando a tener sus consecuencias. Hace unos años discutía con alguien que negaba la realidad del cambio climático (también lo hizo Rajoy que tiene un primo científico), yo le conté a esta persona con la que discutía, que había ido a escalar montañas donde antes había glaciares y sólo encontré una mancha de hielo. Los periodos interglaciares no duran décadas sino milenios. Hoy vemos como arden los bosques de medio mundo cada vez que llega el verano, como retroceden glaciares, cómo nos estamos quedando sin agua (no quiero ser pesimista pero supongo que el agua provocará las guerras y saqueos del futuro). Hoy vivimos como si todas estas cosas no tuvieran nada que ver con nosotros, la gente sigue llenando sus piscinas y lavando el coche en verano como si ese agua fuese un bien inagotable mientras los pantanos se vacían y en muchos países tienen que caminar kilómetros para llenar un cántaro y  ven secarse sus tierras de cultivo, claro que ya desde hace un tiempo también cotizan los alimentos en bolsa y además está la cuestión de los transgénicos... El hombre parece haber olvidado que somos parte de la naturaleza, y que sin ella estamos perdidos.
 -En resumen, todos somos como hijos de una tierra, sea cual sea el lugar que habitemos en ella, pero todos somos hijos para intentar mejorar este entorno en el que hemos nacido y al que le debemos tanto ¿Qué opinas?
-Deberíamos sensibilizarnos de esos problemas y darnos cuenta de que vivimos en un planeta maravilloso al que estamos destruyendo. Todo lo que le hacemos a la tierra nos lo hacemos a nosotros mismos. Es muy triste salir al campo para darte un baño en una poza de cualquier río o arroyo de montaña y ver que todos esos lugares se han llenado de gente que dejan allí la basura. Supongo que a nadie le gusta ver esos lugares con basura ¿entonces por qué actúan así? Y lo mismo sucede con otras cosas. Creo que algunas personas no son conscientes de que hay que preservar todo eso que tanto nos gusta, que con esa forma de actuar pronto nos quedaremos sin esos lugares.
Hoy sabemos que casi todos los pescados contienen plásticos y metales tóxicos en su organismo y que después éstos pasan también al nuestro. Lo mismo sucede con otros alimentos. A las grandes multinacionales parece no importarles las personas. Su única motivación es crecer y ganar más. Por eso utilizan mano de obra barata, imponen reformas laborales, crean los lobbies y  luego nos alimentan con piensos transgénicos como si fuésemos ganado y, cuando enfermamos, nos venden las medicinas. A pesar de todo esto se puede hacer un consumo responsable, hay asociaciones de productores y consumidores ecológicos que no contaminan la tierra ni minan la salud, también hay formas de viajar optimizando los vehículos (además sale más barato) y luego está la actitud. No creo que la solución sea marcharse a una cueva para vivir sin energía eléctrica y sin teléfono móvil, sino luchar para que no nos pongan el impuesto al sol, por esa forma de producir más respetuosa con la tierra o por no estar cambiando esos objetos cada vez que les interesa vendernos otros nuevos, tratar de ser feliz con menos cosas, también hay que recuperar la lucha en la calle, no podemos consentir que nos traten de esa manera. Creo que es importante recuperar esa frase que dice “piensa globalmente, actúa localmente”.
Cuando nos hablan de economía siempre sale la palabra crecer. Un crecimiento que la mayoría de las veces se basa en la explotación de la naturaleza y de la gente. Un crecimiento insostenible y de consecuencias nefastas. Hoy día ningún gobernante se atrevería a hablar de decrecer porque todo el mundo aspira a tener más y todas las empresas se basan en eso. Yo creo que la única solución es decrecer para poder recuperar este mundo, y de no hacerlo así, caminaremos  directamente al colapso.
*Aprovecho para decir que acabo de terminar mi primera novela “Erosión”, que espero ver pronto publicada y en cuya trama aparece un personaje involucrado precisamente en estos temas.



image001.jpg13010Exiliados del Paraíso. Relatos
Josean Aparicio Tercero    
196 páginas       20 x 13 cms.
12.00 euros
Volapük



"Este título iba destinado, en principio, a agrupar varios relatos cortos que tratan sobre personas todavía arraigadas a la naturaleza, seres al margen del progreso y de esa sociedad que en aquel momento llamaron del bienestar - aunque en estos momentos ese término empieza a pertenecer al pasado-, personas que aun viviendo en diferentes zonas del planeta, tienen un sueño común, que les dejen vivir en paz con la tierra, con sus costumbres y con su modo de vida. Seres pertenecientes a la naturaleza, que han sabido vivir en armonía con ella creando mundos que poco a poco desaparecen sin apenas dejar huella. Una herencia y una sabiduría que hemos despreciado, en muchas ocasiones, cegados por esos otros valores del progreso, ese progreso que quizá estamos pagando demasiado caro y que en realidad, la mayoría de las veces, tampoco nos conduce a la felicidad.

He continuado escribiendo otros relatos en estos últimos años, y la mayoría de ellos tienen que ver de alguna manera con esa temática, la del exilio de un paraíso u otro, que bien puede ser el de la infancia, el de nuestros ideales o incluso el de la propia inocencia. Por eso he querido hacer una recopilación de todos ellos unificándolos con ese título."
 Josean

domingo, 18 de septiembre de 2016

Menú literario en El Rincón Lento


Menú Literario: Cinco títulos por descubrir, cinco autores y autoras que acuden para que los degustemos. 

Una original velada presentada por Elena Clemente (Cultura en Guada) en la que saborear los siguientes libros:
- "Un buey enorme pisa mi lengua" (Maite Cabrerizo)
- "Lo que yo te contaría" (Iván Casuso)
- "Contar con la poesía" (Estrella Ortiz)
- "Viento" (Javi Caballero) 
- "Cuentos como churros" (Sr. Churrero)

Si te gusta leer, tienes que venirte. Apunta, el sábado 24 a las 19 horas, en el Rincón Lento (c/Marqués de Santillana 13, de Guadalajara)

lunes, 12 de septiembre de 2016

Presentación de "Dejadnos aprender" en la Vª Mostra del Llibre Anarquista de Castelló


El sábado 24 de septiembre, en la Vª Mostra del Llibre Anarquista de Castelló, y desde las 16:30 horas, será la presentación del libro "Dejadnos aprender. Reflexiones desde la pedagogía libertaria", a cargo de su autor Manuel Rodríguez Txelu. Análisis actual y pragmático sobre el papel que tiene y puede tener la escuela, estatal o privada, el profesorado, los proyectos educativos antiautoritarios... En la Plaza de las Aulas.
 Se puede consultar el programa completo de esta quinta edición de la Mostra del Llibre Anarquista de Castelló en: http://medialabcs.org/mostraanarquistacastello




Un año más, la Muestra del Libro Anarquista llega a Castellón a la vez que el otoño. Como los árboles, llenamos las calles de hojas, hojas que caen al suelo cargadas de contenido crítico, que nutren nuestras vidas y sirven para generar espacios de encuentro, debate y reflexión.

En esta quinta edición, nos encontraremos en diferentes espacios de la ciudad para disfrutar de presentaciones de libros de diversas temáticas y otras actividades como recitales de poesía, una proyección documental, un concierto en directo y las tradicionales cenas para reencontrarnos de una manera distendida.

Os invitamos a todos a participar de las actividades que se llevarán a cabo entre los días 17 y 24 de septiembre en el Rogle, La Cosa Nostra y la plaza de las Aulas. A continuación, os dejamos la programación con una breve descripción de las actividades.




SÁBADO 17 Septiembre

19 H. PRESENTACIÓN de la 5ª Muestra del Libro Anarquista de Castellón

19:30 H. PRESENTACIÓN del libro "Cómo la no violencia protege al estado" y el fanzine "Aprender a ser hombre", a cargo de Peter Gelderloos. Se abordará el culto al pacifismo y la masculinidad hegemónica desde una perspectiva crítica

21 H. CENA por la financiación de la Muestra.

22 H. CONCIERTO acústico remember de El Super.

Lugar: El Rogle

DOMINGO 18 Septiembre

20 H. PROYECCIÓN del documental "Economía colectiva. La última revolución de Europa "de Eulàlia Comas. Profundizando en la expropiación y la gestión obrera del 80% de las industrias y servicios en Cataluña entre 1936-39.

Lugar: El Rogle

JUEVES 22 Septiembre

19 H. PRESENTACIÓN del libro "¿Nos matan con heroína? Sobre la intoxicación farmacológica como arma de Estado ", a cargo de su autor Juan Carlos Usó. El autor desmonta el mito de la estrategia bio-política por parte de los Estados con el objetivo de acabar con la disidencia.

Lugar: La Cosa Nostra

VIERNES 23 Septiembre

19 H. CHARLA " Vigilancia letal: El gobierno cibernético y los ataques selectivos con drones "a cargo del autor de" Drones: sombras de la guerra contra el terror "(Virus Editorial, 2015). Profundo análisis sobre la guerra, la tecnología y el control social en las sociedades contemporáneas.

22 H. CENA con tortas caseras proMostra.

Lugar: La Cosa Nostra

SÁBADO 24 Septiembre

11H. INAUGURACIÓN de la feria de editoriales y distribuidoras.

11:30 H. PRESENTACIÓN del libro "Piloto automático. Notas sobre el sonambulismo contemporáneo ", a cargo de su autor Juanma Agujas. Recopilación de textos del autor reflexionando sobre los "tiempos interesantes" que nos ha tocado vivir.

13 H. RECITAL de poesía a cargo de Luisa Lladó, Amelia Díaz, Eloy Sánchez y Ibai Sans. Vermouth y poesía social a cuatro voces.

14 H. COMIDA por la financiación de la Muestra.

16:30 H. PRESENTACIÓN del libro "Dejadnos aprender. Reflexiones desde la pedagogía libertaria ", a cargo de su autor Manuel Rodríguez. Análisis actual y pragmático sobre el papel que tiene y puede tener la escuela, estatal o privada, el profesorado, los proyectos educativos antiautoritarios.

Lugar: Plaza de las Aulas

----------------------

19:30 H. PRESENTACIÓN del libro "Tercio de muerte. Alegato contra la opresión ", a cargo de su autor Enrique Nafría y Rosa Más González, activista antitaurina. Aproximación al contexto local, la acción directa y la represión contra activistas por la liberación animal con este alegato contra la opresión como hilo conductor.

21:30 H. CENA a cargo de la Asociación Vegetariana y Vegana de Castellón.

22 H. Guateke DE CLAUSURA!

Lugar: La Cosa Nostra


jueves, 8 de septiembre de 2016

Cazarabet conversa con... Javi Caballero, autor de "Viento"


Ediciones Volapük publica una novela, pura narrativa generosa, de Javi Caballero que nos acerca a dos maneras de vivir la idea libertaria desde las vivencias, los pensares y el día a día de dos personajes, cada uno de ellos encuadrado en una época diferente…en un tiempo diferente, pero que convergen en mucho más de lo que pueda parecer en un principio.
Viento, que es el título de la novela, es una novela compuesta de narraciones, como de varios relatos compuestos y recompuestos, dando un resultado muy condensado y cerrado. Es una novela que, para nada, a no ser por las estrategias y las maquinarias de marketing( a menudo negativas y manipuladoras) debería pasar desapercibida.
Una obra que debería ser de obligada lectura para valorar lo bien que se defienden muchos narradores, de esos que son como desconocidos, pero que albergan algo especial y mágico en la manera de describir situaciones y retratar, como pincel en mano, a los personajes.
Un libro sublime y especial. Una lectura que puede venir muy bien en la ápoca veraniega cuando uno/a necesita de unas buenas lecturas para alojar el tiempo de descanso.
El autor, demuestra que un mundo, también en la literatura, compuesto de cositas pequeñas, casi microscópicas…son las que esconden las historias más magnas.
Lo que nos explica Volapük del libro:
Viento es el encuentro entre dos luchadores libertarios de distintas épocas a partir de una casual coincidencia.
Alejandro,
 el Tuerto, vencido en la Guerra Civil Española, huido y guerrillero, recorre un extenso periplo vital en constante pelea por la supervivencia y la dignidad. Maquis, campos de concentración, exilio… pero también, profundas vivencias marcadas por la amistad, el amor, la fraternidad, la entrega, el desengaño, la traición y el desgarro.
Diego, un joven consciente del engaño que pretende el Sistema para el pueblo y que ha mostrado su verdadera cara en los últimos años de crisis. Contra lo que luchará participando en movimientos sociales y ensayando esas transformaciones deseadas en su día a día, en sus relaciones, prácticas y sueños.
Su encuentro une la continuidad que quebró el franquismo y los siguientes años de duda democrática y ambos lucharán juntos por dignificar la memoria de aquellos que se dejaron sus vidas o parte de ellas en la lucha antifascista.
Viento
 es una novela compuesta por un puzle de escenas bien encajadas y tratadas con rigor histórico lo que nos invita a tirar del hilo de alguno de los momentos expuestos en la obra. Con un estilo propio marcado el autor consigue elevar la emoción, la reflexión social y vital, sin abandonar ciertos juegos literarios y una suerte de realismo mágico que inunda la obra con delicada sutileza.
Completa la obra un apéndice necesario, los Cuentos antifascistas, concebidos por una compañera guerrillera del protagonista que servían para mecer a sus hijas en las frías noches, al paso de su partida del maquis por las sierras ibéricas, y que han sido rescatados después de más de setenta años de olvido.

Javi Caballero
Nació en Guadalajara hace treinta y seis años, y ha vivido siempre por aquí, salvo los cinco últimos años (durante dos y medio habitó en una aldea en la Sierra Norte de la provincia, y durante los otros dos y medio decidió cambiarla por Argentina; diferentes concepciones de un mismo aprendizaje). Creció silencioso y optimista, y cuando caviló que la solución para ciertas miserias pasaba, seguro, por el conocimiento y la conciencia, decidió proyectar su sombra de sensaciones por los pentagramas posibles y crear otras realidades alternativas.

Se ha ganado la vida así como jardinero, obrero fabril, portero de edificio, bibliotecario, auxiliar geriátrico, educador de calle y terapeuta infatigable. Estudió psicología, y ejerce dicha profesión igualmente en el papel de sus cuadernos que en su entorno próximo. Tiene fe en el mar, en las montañas, en la gente, en los bichos y en las cositas que brotan del barro. Hace algunos años, cuando era todavía un escritor joven, consiguió publicar varias obras y también ganó algunos concursos. En Argentina terminó su primera novela, Viento, y sin querer, a través de un diario febril que escribía su perra, ultimó la segunda. Cuenta con algunos libros inéditos de poesía, narrativa y teatro. Es un loco de losmicrorrelatos y de la poética libre. Todos sus escritos contienen un trasfondo social que va más allá de la simple denuncia. Cree en la rehumanización a través de la creatividad y la igualdad como única forma de libertad.
Alrededor de este escritor:

 Cazarabet conversa con Javi Caballero:
Argentina-2013-460.jpg-Javi, aunque la novela comienza como con una especie de tristeza por la ejecución, pero también por alguna de las reflexiones que pueda tener el lector sobre las citas…esta es una novela, una narración escrita desde el optimismo, ¿no?
-Sí, es un hilo que conduce toda la historia, a pesar de las tragedias que también cuenta.
-Porque,¿ tú no te rindes a lo que parece que es evidente que el planeta está como vencido ?
-Asumo mucho de sus males, igualmente como propios, pero al bucear en la historia reciente y pasada uno se da cuenta que la evolución humana es positiva, aunque haya días que por las noticias o las vivencias personales me lleven a dudar de este hecho. 
-Y con los habitantes humanos del planeta; ¿con ellos también mantienes la misma fe que con la tierra, el aire, el mar…?
-Por su puesto. Creo que los habitantes humanos del planeta sólo necesitan luz, es decir educación y libertad para poder alcanzar un equilibrio con su entorno.
-¿Viento es una historia de historias; es Viento, una especie de recolección de aires? ¿Y esos aires están vinculados con los ideales, o “ el conjunto de esa fe” que nunca ,parece que el ser humano, pueda dejar atrás?
-Sin ninguna duda Viento está vinculado con unos ideales, mis propios ideales, que comparto con muchos compañeros y compañeras, y en esencia con ese conjunto personas que quieren mejorar no sólo individualmente sino colectivamente.   
-Concibes tú la vida si no tuvieses una especie de “fe” en algo, por ejemplo en que el ser humano deje de ser tan destructivo con la naturaleza, él mismo….
-Es importante mantener esa fe en algo, porque las creencias nos definen y nos acercan. Ese algo para mí es otro mundo posible, y la única forma que conozco para lograrlo es actuando en cada faceta de mi vida, con la gente que me rodea, en el trabajo, plasmando en mis relaciones, en mis sueños y proyectos dicha lucha.
-La idea, el ideario libertario, ha ido evolucionando a los largo de los años, pero siempre está agarrado a algunas cosas esenciales, como de una pureza cristalina… ¿Nos puedes comentar?
-No estoy de acuerdo con esa pureza cristalina. Los aspectos teóricos del anarquismo pueden parecer muy puros, pero en realidad ningún producto de la conciencia lo es, así como ningún otro valor, porque todo proceso ofrece contradicciones e incoherencias. Con todo, pienso que el ideario libertario se acerca más a la verdadera naturaleza del ser humano. Soy de la opinión que, por naturaleza, todo ser humano es en esencia anarquista. Son las autoridades externas e internas quienes le encadenan en el miedo o el vacío o le hacen detentar el poder y la violencia contra otros. 
EL ORDIAL 2010 483.jpg-¿Cómo se te ocurrieron los personajes, las historias sobre las que compones la narrativa, la historia de la novela? ¿Y la trama?
-La novela está dedicada a mis abuelos. Podría decirse que fueron ellos el nudo de inspiración de la novela, con sus historias y sus enseñanzas. Algunos personajes nacieron en la historia a través de ellos, otros forman parte de mí o de otras personas que conozco o conocí en su día. Mi abuelo Joaquín fue miliciano y soldado en la Guerra Civil, y vivió muchos años el exilio. El me contó desde bien pequeño cómo fue para él todo aquello. Era una persona dulce, valiente, con una memoria prodigiosa. Cuando murió con noventa y siete años decidí que la mejor forma de homenajearle era compartir sus experiencias. Luego pude conocer muchas otras memorias como la suya. Durante cuatro años estuve documentándome, y viajé a algunos de los lugares que encierran la trama, para empaparme. Podría decirse que Viento es un conjunto de memorias sublimes. Algunos personajes, por tanto, tienen una base de realidad, y otros muchos representan lo que mi propia creatividad traduce como la realidad.
-¿Qué construiste, primero, en tu mente? Me refiero, pensaste, primero, en las tramas, en los personajes o cómo fue…?
-Pensé primero en la trama. Los personajes representan muchísimas personas reales que como ya he dicho, fueron o son una parte trascendente de mi vida, o que conocí bien directamente o indirectamente en la construcción del libro. La trama tenía que traer el pasado al presente y de ahí se me ocurrió generar una estructura oportuna para lograrlo. Espero haberlo conseguido un poco, aunque es difícil fabricar una máquina del tiempo.
-Muchas veces cuando uno escribe sobre personajes…aún sin querer se mete entre su piel, en él, en ellos…empática de una manera especial y pone como rasgos suyos en ellos ¿cómo ha sido esto en esta novela?
-Un absoluto. Y no solamente rasgos míos, sino de muchas personas con las que hoy en día comparto mi tiempo y mi cariño, en positivo, o con las que no tengo nada que ver, en negativo. Yo estoy en algunos de mis personajes, al igual que mi madre y mis amigos, pero también están en ellos otras muchas personas. 
EL ORDIAL 2010 4956.jpg-Un vencido en una guerra, no tiene por qué convertirse en un “escarmentado de la vida” ni en una persona que solo busque venganza…puede convertir esa derrota en algo, en una herramienta por la que trabajar en el futuro, ¿no?
-Por supuesto, aunque a veces, tristemente, sí que sucede así.  Cualquier guerra genera unas secuelas sociales e individuales muy difíciles de manejar. La cuestión es la diferencia que existe entre luchar por un buen motivo o por uno oscuro. Si se lucha por trabajo, educación y libertad, aunque te venzan, te puedes sentir no tan vencido, y actuar en consecuencia. 
-De todas formas la dignidad y el desengaño sí que parecen que son denominadores comunes, entro los vencidos…
-Es a lo que me refería con no sentirse tan vencido. Luchar por la libertad en cada faceta de la vida, en nuestras relaciones personales, en el trabajo, en nuestro entorno prójimo, mejorando y aprendiendo como personas, nos proporciona dignidad y convicción. Claro que también hay desengaño, entre aquellos vencidos, y entre nosotros, porque también lo somos. Otra cosa es rendirse. Creo que ni aquellos vencidos, que lucharon por sus ideales,  ni nosotros, que somos su herencia, nos hemos rendido jamás.
-Pero me atrevería a decir entre los que albergan la idea libertario de este mismo siglo…
-Tienen la responsabilidad de transformar esta herencia y ampliarla para los que vienen. El ideal libertario tiene que inundar de nuevo cada estrato de la sociedad, porque brotó originalmente de allí.  
 -Por eso, quizás, esta empatía que se cruza, de repente, con el lector ¿no?
-Así es. A nivel de nuestros sentimientos somos todos iguales. En ellos están todas las luchas del pasado el presente y el futuro. Las certezas y las utopías.
Cubierta_promo.jpg-Para ser un amante del microrrelato te ha quedado una novela con mucho cuerpo. Eso sí, se nota que está compuesta de mundo, narraciones que se componen y recomponen y que de pequeños trozos se hace “un todo” excelente. ¿Qué nos puedes comentar?
-Este ha sido el proyecto literario más complicado que he realizado, por diferentes razones. Al inicio, mi mayor preocupación fue que tuviera una base histórica firme. No quise hablar de personas reales por respeto, aunque sí que creé personajes en los que se proyectaban. Luego al comenzar a escribir la historia en sí, me di cuenta que estaba encadenado emocionalmente en muchos aspectos de mi vida. La situación social y la de mi propia familia generaban en mí sentimientos adversos imposibles de sujetar. Por ello, con los últimos ahorros de mi pensión de desempleo decidí viajar a Argentina a probar suerte. Quería escribir la novela allá, a la sombra de algunos de los escritores que más admiro, exiliarme, y cambiar aquellos sentimientos adversos en energía. Encontré trabajo en un centro de humanos especiales. Trabajaba ocho horas con los chicos y un perro, y otras ocho en la novela. Fue duro y genial a la vez. Me sentía por primera vez en mi vida un escritor. Y crecí mucho en toda aquella experiencia.
-Aunque, tiene mucho tu manera de manejar la prosa de acercamiento a la “prosa poética”, ¿no? …
-En la época de la universidad publiqué mi primer libro de poemas. El editor de aquel libro, me dijo que tenía una forma de escribir poesía muy cercana a la prosa. Creo que nunca he sabido separar bien las dos formas, y que dicho acercamiento es, al menos en mí, natural. Soy igual de adicto a la prosa que a la poesía.
-¿Cómo ha sido trabajar con Volapük y su gente?; ¿Sabías de ellos, de sus inquietudes editores y te ofreciste con tu obra? ¿Cómo te has sentido?
-Justo antes de viajar a Argentina supe de la editorial porque un amigo publicó un libro de relatos con ellos, y conocí a Sergio por él. Desde el primer momento le pareció interesante la historia y acordamos mantener el contacto. Puntualmente me ayudó a resolver dudas en cuestiones históricas y me orientó para contactar con algunos compañeros. Bien es cierto que una vez que terminé la novela empezó el peor de los trabajos: corregirla. Cuando regresé a España Sergio y yo volvimos a vernos. Hablamos de la posibilidad de publicarlo. Me dio su opinión. Yo me ofrecí para hacerlo con ellos, pues desde creí el principio que debía ser así.  Me dejo llevar casi siempre por las señales, y la onda de la editorial y de Sergio siempre ha sido conmigo la mejor. Estoy feliz con el resultado.
-Javier sabemos, por lo que leemos y nos hemos acercado a ti, que eres un trabajador del tipo hormiguita, ¿nos puedes dar alguna pista sobre lo que estés trabajando ahora?
-En Argentina, además de esta novela, escribí un diario desde la perspectiva de mi perra. Dos años y medio de historias cotidianas de un inmigrante como tantos otros que existen. Estoy corrigiendo este libro para presentarlo a algún concurso, y espero poder publicarlo pronto. Ando liado igualmente en el presente escribiendo un libro de poemas y uno de relatos. Y sobre todo comenzando a escribir una nueva novela, una historia que me traje “del lado de allá”, y que amalgama hoy por hoy mi fuerza creativa y mi ilusión como escritor. Actualmente trabajo en un plan de empleo en el Ayuntamiento de El Ordial que me permite malvivir y bienvivir a la vez, es decir tirar para adelante otro cacho, vivir en el sitio que quiero, preparar un proyecto social junto con otros compañeros y compañeras para repoblar la zona y ganarnos la vida dignamente, y escribir y soñar también.